Como guardar tacos dorados para que no se ablanden

Como guardar tacos dorados para que no se ablanden

Esto tiene mucho que ver con la humedad y la forma de almacenarlos una vez hechos.

Las tortillas doradas son otro plato clásico mexicano, también conocidas como flautas en algunos estados. sin embargo, no son lo mismo ya que las flautas se hacen con tortillas más grandes y finas que las de maíz. En ambos casos, sin embargo, se pueden rellenar con trozos de pollo o carne, así como con patatas. Una vez preparados, se suelen adornar con crema agria, queso, lechuga, cebolla, tomate, salsa y aguacate.

Como veis, están deliciosas, pero tienen un montón de ingredientes que, si no se comen en el momento adecuado, pueden hacer que estén aguadas o que se agrieten y pierdan su esencia, y acabemos comiendo algo que no esperábamos, porque nadie quiere comer una tortilla que se ha puesto marrón en algún momento, porque ni siquiera consigue la textura original de una tortilla, sino que se queda fría, blanda y nada sabroso.

Así que hoy hemos reunido algunos consejos sobre cómo hacer tortillas doradas que estén crujientes y duren desde el primer día. No es tan complicado como parece, sólo hay que tener mucho cuidado al prepararlos para que no se pongan duros. De este modo, podrás conservar tus tacos durante unos días más de lo previsto.

Mucho tiene que ver la humedad y cómo se almacenan después de la preparación, porque a veces elegimos la forma más rápida de empaquetarlos, pero eso no significa que sea la mejor. La razón principal es que existe el riesgo de que se reblandezca si entra humedad en la cáscara. Esto también se aplica si queremos almacenarlos con todos los ingredientes, lo que nos parece una buena solución, pero no necesariamente la mejor. Recuerda: la señora a la que le compras los buñuelos o las tortillas te los da como guarnición por algo. No desperdicies estos conocimientos, pero ten cuidado.

Consejo 1: Eliminar la humedad
Eliminar la humedad de las tortillas es la clave. Recuerde que esta es la principal razón por la que las tortillas se ablandan y pierden su crujiente. Por eso es importante asegurarse de que no tengan agua, vapor o humedad frita antes de guardarlos. Esta es la clave para mantenerlos frescos sin tener que preocuparse de que no estén crujientes al día siguiente. Para ello, puedes seguir estos pasos.

Déjelas secar durante unas horas antes de freírlas para eliminar la humedad.
Después de freírlos, espere a que se enfríen completamente antes de guardarlos.
Una vez enfriados, guárdalos en una bolsa de plástico cerrada para mantenerlos herméticos y sin humedad en la nevera.
Enfría las tortillas doradas en la nevera como siempre.
Consejo 2: Congélelos antes de freírlos.
Sabemos que los alimentos congelados tienen una vida útil mucho más larga que los congelados. Por lo tanto, si quieres guardar tus tortillas, lo mejor es congelarlas ya montadas y no freírlas, ya que tanto las tortillas como el relleno se mantendrán en buen estado. Recuerda que si llevan unos días en el congelador, puedes calentarlos en el microondas durante unos segundos o un minuto para quitarles el helado antes de freírlos. Eso es todo lo que puedes hacer.

Montar las tortillas con el relleno como de costumbre, preferiblemente cuando aún están calientes.
Dejar reposar un rato hasta que las tortillas se hayan enfriado.
Ponga todo en un recipiente hermético y colóquelo en el congelador.